El invierno es una temporada difícil para los zapatos. Las bajas temperaturas, la nieve, la sal, los charcos o el barrio deterioran los zapatos no solo en su apariencia sino en su estado. Por otra parte, en gran medida depende de se si realmente el calzado cumple su función. ¿Cómo preparar tus zapatos para el invierno?

A menudo no es suficiente sacar los zapatos del armario o de la caja. Aprende a refrescar tu par de zapatos de invierno favorito y así mantenerte caliente y protegido de la humedad durante los meses de invierno.

Evalúa el estado general de los zapatos

El primer paso es una evaluación general del estado del calzado. Comprueba si hay daños visibles en la suela, la cremallera y los cordones. También presta a la parte superior, que no debe presentar ningún daño o rozaduras, especialmente donde el zapatos se dobla.

Sin embargo, el estado del calzado debe evaluarse no solo en el exterior sino también en el interior. Si quieres preparar bien tus zapatos para el invierno, reemplaza las plantillas. Dependiendo de tus necesidades, puedes optar por plantillas calientes para aislar tus pies del suelo o para ventilar tus pies. Si a pesar de ellos, el interior del zapato huele mal, te recomendamos este artículo sobre cómo limpiar el interior de tus zapatos.

Limpieza del calzado antes del invierno

Si el estado de tus zapatos es bueno y no levanta sospechas, puedes pasar a la siguiente etapa, es decir, a la limpieza. Para ello, lo mejor es utilizar preparaciones especiales diseñadas para el material con el que se fabricaron tus zapatos. Existen diferentes tipos de piel para la elaboración de zapatos y cada una tiene propiedades ligeramente diferentes, por eso requiere un cuidado ligeramente diferente.

2728

Pulir zapatos de piel

Un elemento importante en la preparación de los zapatos para el invierno es pulirlos bien -y esto también se debe aplicar a los zapatos recién comprados. Esta actividad, aunque no guste a muchos, influye decisivamente en la apariencia de los zapatos. Permite no solo dar elasticidad e hidratación a la piel, sino también resaltar su belleza, en ciertas ocasiones perdida. Además, pulir con frecuencias los zapatos aumenta su resistencia al agua.


Consejo de la experta

Si tus zapatos de piel se mojan, no dudes en limpiarlos. Elimina cualquier tipo de suciedad, y después de secar los zapatos, púlelos a fondo. Recuerda no pulir sobre zonas húmedas, dado que corres el riesgo de dañar el material.

¡Impermeabiliza!

Unos zapatos limpios y refrescados están listos para la fase final, es decir, la impermeabilización. Aquí es donde los impermeabilizadores en forma de spray o crema son útiles. Recuerda, que al igual que en el caso de la preparación para la limpieza o el encerado, los productos deben ajustarse al tipo de material.

Gracias a este tratamiento, el calzado estará bien protegido contra el empapamiento, la suciedad y los daños que se puedan ocasionar por la sal derramada por las calles en invierno. Solo recuerda impermeabilizar tus zapatos antes de ponértelos por primera vez y después de cada limpieza.

Autor

Ewa Majchrzak

Soy fan del estilo casual y las bambas. En mi armario reina el color blanco, negro y los colores pasteles. En mi vida privada me apasiono por la natación, el tenis, me encanta leer las novelas policíacas escandinavas, tengo un gato Apostrof.
El texto original del artículo ha sido traducido y adaptado a la versión española del blog zapatos.es

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar el más alto nivel de servicio. El uso continuo de de este sitio web significa que está de ayerdo con su uso. más información

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar el más alto nivel de servicio. El uso continuo de de este sitio web significa que está de ayerdo con su uso.

Cerrar